Parque Natural de Los Volcanes

  • English

Dificultad: Baja. Sólo dos pequeñas colinas para subir. Tipo de recorrido: Circular. Distancia:  11.80 kms. Desniveles: +196m/-196m. Tiempo (ritmo): 1h17min (6:30 min/km). Lo mejor: Recorrido muy poco transitado, ideal para una dosis de soledad.

La vida contra la roca.

El recorrido: Entrenamiento suave y relajante

Estamos ante un circuito circular en el corazón de la isla, con muy pocas pendientes, y en el que disfrutaremos mientras corremos sobre las retorcidas esculturas de la lava, a la vez que contemplaremos la sorprendente agricultura lanzaroteña. Ruta ideal para un entrenamiento no demasiado exigente, o simplemente para estimular un poco las piernas.

Podemos empezar en las cercanías de Finca Tisalaya (opción del mapa); en Mancha Blanca (norte) o en la carretera de Tinguatón (oeste). Si comenzamos en Finca Tisalaya, a pocos metros del camino de entrada veremos a la derecha una subida bastante pronunciada, que es el inicio del recorrido. Este camino luego descenderá por la zona de “Las Quemadas”. Debemos tener cuidado en no coger ninguno de los desvíos que nos encontremos, aunque puedan haber muchas curvas al final.

Desembocaremos en la carretera hacia Mancha Blanca, y su amplio margen de tierra.Giramos a la izquierda, y al llegar al pueblo torcemos de nuevo a la izquierda en la primera calle. Cruzamos una explanada grande de tierra y cuando al fondo encontramos de nuevo el asfalto, tenemos que fijarnos para ver un pequeño sendero que sale otra vez a la izquierda.

Seguimos con cuidado el sendero, y justo después de pasar una ruina, nos desviamos a la izquierda para luego subir a la derecha por una pequeña colina. Después, bajamos a una pista ancha que finalmente llegará a la carretera de Tinguatón, de la que nos volveremos a alejar por una pista recta de tierra clara entre un mar de lava solidificada oscura. Al final del camino nos encontraremos con un cartel que nos indicará la dirección correcta a seguir (hacia “Los Bermejos”), y después de bordear una  pequeña montaña con frutales, ya veremos a un kilómetro aproximadamente las casas que indican nuestro destino.

Hacia Caldera Colorada.

El lugar: Principio y fin del infierno

Las erupciones volcánicas del siglo XVIII, unas de las más importantes del mundo en época histórica, empezaron y acabaron cerca de donde estamos. El primer volcán en aparecer fue el Volcán del Cuervo (1730),  y los últimos, las calderas de las Nueces y Colorada (1736), que formaron con sus lavas el paisaje donde vamos a correr. En medio de estas erupciones sucedieron todas las demás, incluidas por supuesto las del Parque Nacional de Timanfaya. Imaginemos que pudiéramos construir una inmensa columna cuadrada, de un kilómetro por cada lado, utilizando toda la roca que durante esos años salió de la tierra. Esa columna tendría 16 kilómetros de alto, ya casi tocando la estratosfera…

Si cuando encontramos los carteles giramos hacia la derecha (hacia “Testeina”) podremos hacer una variante, con un paseo de ida y vuelta de unos dos kilómetros. La zona que veremos merece realmente la pena por su geología rica en colores, y por tener la oportunidad de ver algunas de  las bombas volcánicas más espectaculares de la isla. Si te quieres hacer una idea de cómo puede salir despedido de un volcán algo tan grande, puedes ver estos dos ejemplos: Erupción del Eyjafjalla. Erupción del Sakurajima.

* Entra en Wikiloc para descargar el track de la ruta y llevártelo contigo.

Fotos: Luis Arencibia.

Entrada publicada el 26 de junio de 2014