Playa de Famara (y alrededores)

  • English

Dificultad: Baja. Sendero estrecho en el extremo norte del recorrido. Tipo de recorrido: Circular. Distancia: 11.70 kms. Desniveles: +180m/-180m. Tiempo (ritmo): 1h 10min (6:00 min/km). Lo mejor: Hacerlo con marea muy baja y al atardecer. Hacerlo de noche con luna llena (sólo la playa). Rutas cercanas: Barranco de la Paja y Famara – Caleta de Caballo.

Vista general de Famara

El recorrido: Sólo playa, o más…

Famara es un lugar muy especial, para muchos el más especial de Lanzarote. Y una buena forma de comprobarlo es corriéndola. Sólo hay que tener en cuenta dos cosas antes de ir: la marea debe estar baja, y comprobar si hace demasiado viento para ti. En los días buenos podemos ver cómo el acantilado de Famara se refleja en la arena húmeda como una gigantesca proyección de cine. Un entrenamiento de lujo, vamos.

Si comenzamos desde el pueblo y recorremos sólo la playa, serán 4,4 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, siempre que la marea nos permite llegar al final de la misma. Pero cerca también hay algunos caminos con los que se puede completar un precioso circuito, que nos permitirán también aumentar la intensidad del entrenamiento.

Si elegimos salirnos de la playa, cuando hayamos dado la vuelta después de llegar a su final, después de recorrer unos 600 metros subimos con cuidado por los callaos. Encontraremos un camino que cogeremos a la izquierda, hacia una buena subida que nos regalará pulsaciones y hermosas vistas. Cuando acaba la subida, comprobaremos que podemos continuar a la izquierda por otro sendero bastante técnico e igual de bonito. Acabamos en una pequeña casita, resto de las antiguas galerías de agua.

Para regresar, podemos hacer el mismo recorrido y volver a la playa o, en vez de bajar por el sendero, coger por otro que veremos que sube en dirección al acantilado (opción del mapa). Este sendero nos llevará a un camino que recorre por lo alto la ladera, y por el que finalmente podremos volver a la playa de nuevo.

Reflejos del atardecer

El lugar: Un sitio con miles de historias

Famara es un lugar lleno de historias, algunas conocidas y la inmensa mayoría anónimas, desapercibidas por casi todos, menos para quienes las vivieron. Desde la infancia de César Manrique, cuando el artista afirma que nació su sensibilidad sobre la arena de la playa, hasta los años en los que Enrique, habitante del cortijo en la ladera del risco, llegó buscando el paraíso y lo encontró. Desde los políticos o modelos famosos que buscan casa para depurarse de la alocada actividad de su día a día, hasta los marineros coreanos que encallaron en enero de 1982 con el carguero ROLLA-1, que ahí se ha quedado, para ser devorado por el mar.

Parece ser que en la zona ya habitaron los antiguos aborígenes de la isla, y es lógico ya que cerca tenían las dos cosas que les obsesionaban cada día: comida, con la abundante vida del mar, y agua, con las fuentes naturales que existen en el acantilado. Después de la conquista, y durante siglos, el lugar apenas estuvo habitado.

No fue hasta principios del S. XX cuando comenzó a aparecer un verdadero pueblo en la zona, primero de pescadores y luego también como lugar de veraneo de algunas familias de la isla. Actualmente, la economía del lugar se sustenta en las miles de personas que cada verano van a disfrutar del paisaje y a practicar surf o kite surf. Y con los que se animan incluso a pasar el invierno, estación en la que Famara pone a prueba el amor que se siente por ella con días de bruma y humedad.

* Entra en Wikiloc para descargar el track de la ruta y llevártelo contigo.

Foto 1: Patrick Müller. Foto 2: Luis Arencibia.

 

Entrada publicada el 22 de Julio de 2014